DANTE FERRERO

Tener un padre cocinero lo llevó a familiarizarse desde chico con estas aguas en Neuquén, Argentina. Con 19 años migró a Buenos Aires, intentando encontrar un camino distinto al gastronómico. Pero todo estaba escrito ya y le fue inevitable. Casarse con una mexicana fue el comienzo de un nuevo periplo culinario. En Monterrey instaló el restaurante Neuquén, una propuesta clásica de comida argentina con sello personal, con el que ha recibido no pocos reconocimientos. Prácticas junto a Massimo Bottura, en Italia, y los Arzak en España, afinaron sus habilidades. Para profundizar sus conocimientos en materia mexicana, pasó tiempo en la cocina de Pujol, de la mano de Enrique Olvera, y asesoró cocinas en la Riviera Maya. Aunque su raíz argentina persiste, se entremezcla con ingredientes y técnicas locales. En 2014 Viajó a El Triunfo como parte del Proyecto: Cocinando por El Triunfo.