Jaguar (Panthera onca)

Es el felino más grande del continente americano, de cuerpo robusto con miembros cortos y musculosos; cabeza ancha; orejas pequeñas y redondeadas; cola corta y termina en punta, no es mayor a una tercera parte de la longitud total del cuerpo. El patrón de coloración es generalmente amarillo rojizo en el dorso y costados, blanco en la parte del vientre y en la parte interna de las patas. Todo el cuerpo esta cubierto de rosetas de tamaño variable, con manchas pequeñas en el centro. Posee un cráneo robusto, ancho en el rostro al igual que en el arco zigomático. La cresta sagital esta bien desarrollada. Las medidas corporales del jaguar cambian con respecto a la variación geográfica, las subespecies de Mesoamerica son más pequeñas que las de Sudamérica (Oliveira, 1994), pero en general las hembras miden de 1570 a 2190 mm de largo y los machos de 1720 a 2410 mm (Seymour, 1989).

El tamaño poblacional es bajo, la alta perdida de hábitat y su estado de especie amenazada, son características que hacen que el jaguar sea una especie prioritaria para la conservación. Comercialmente fue muy perseguido por sus derivados: piel, colmillos, huesos, además era cazado como presa de trofeo hasta 1987, año en que se prohíbo su cacería. Culturalmente juega un papel central dentro de la cosmovisión de los pueblos indígenas y dentro de las culturas precolombinas.

 

Fuente: Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad  (CONABIO)

Fotografía: Fulvio Eccardi